lunes, 1 de febrero de 2010

A vueltas con la Ética del Fotógrafo de Naturaleza (parte 1ª)

Uno de los premios más importantes a nivel mundial de la fotografía de naturaleza, es el World Wildlife photographer of the Year, actualmente conocido como Veolia Environnemet Wildlife Photographer of the Year.
A finales del mes de octubre del 2009, nos despertábamos con la noticia de que el fotógrafo español, Jose Luis Rodríguez, había sido galardonado con el premio al mejor fotógrafo de naturaleza del año.


Imagen ganadora. Autor: Jose Luis Rodriguez

Se trata de una imagen captada con una cámara de medio formato de 6x6, junto con una barrera de infrarrojos, en el momento en el que un lobo ibérico (Canis lupus) salta una cerca de madera.
Tengo que reconocer que la imagen es técnicamente perfecta, con una plasticidad brutal. A mi personalmente me encanta.

Pero algo o alguien llamó la atención sobre la imagen. Los expertos en lobo ibérico, juraban y perjuraban que un lobo jamás saltaría sobre un obstáculo, sino que pasaría bajo él. Y una página web finlandesa, realizó una serie de investigacione, con objeto de comprobar si el lobo de la imagen podría coincidir con uno de los ejemplares que responde al nombre de Ossian y que es utilizado habitualmente por fotógrafos y cineastas, y que se ubica en el centro de la Cañada Real, en la Sierra de Guadarrama.

Y ocurrió que el jurado del concurso, descalificó la imagen, desposeyéndola del premio. Y todo ello, a través de un escueto comunicado publicado en su web.
Ya no por haber realizado la fotografía de un animal en condiciones controladas y no haberlo comunicado, sino por haber utilizado un ejemplar entrenado o amaestrado, tal y como establece el artículo nº 8 de las normas de participación:
Temática y ética. Sólo se permiten imágenes de animales, plantas y paisajes salvajes. Los animales domésticos (gatos, perros, animales de granja, etc.) y plantas cultivadas (especies o híbridos cultivados en un ambiente doméstico) no se consideran como parte de la naturaleza salvaje. No se permiten fotografías de animales cautivos (es decir, de animales que no vivan en estado libre y salvaje) ni
utilizar cebo vivo. Se debe declarar el uso de cualquier otro tipo de cebo. No se admitirán imágenes de animales de juguete o de adorno, o de cualquier animal explotado con ánimo de lucro. Las fotografías de animales sujetos o controlados de
alguna manera sólo se aceptarán dentro de las categorías Una Tierra y Reportero gráfico de Naturaleza. Los organizadores del concurso ruegan a todos los participantes que pongan el bienestar de los animales y la conservación del medio ambiente por encima de todo, y que no se haga nada que pueda lastimar o causar dolor a los animales o destruir el medio ambiente para conseguir una fotografía. Si los Propietarios o alguno de los miembros del jurado sospecharan que ha habido prácticas crueles o poco éticas la imagen presentada quedaría descalificada.

Resto de bases del Concurso 2010

Todo ello ha causado un gran revuelo en el ámbito de la Fotografía de la Naturaleza. Y es que siempre se ha tenido que demostrar que la rectitud de los españoles y resto de habitantes de los paises mediterráneos, está a la altura de los paises nórdicos, a los que se les presupone una moralidad a prueba de toda duda, que a los sureños se les ha negado. En parte, porque nos lo hemos ganado a pulso.
Desde luego, si el fraude se llegara a demostrar en el caso de la imagen ganadora del concurso, todo el trabajo que haya podido realizarse con anterioridad se verá seriamente perjudicado.
Y habrá que volver a empezar de nuevo.
Lástima...