domingo, 2 de noviembre de 2008

Conclusiones

Después de una semana, y especialmente después del día de hoy, en el que han caído chuzos de punta, me veo capaz de extraer unas conclusiones (personales, evidentemente) de las diversas exposiciones a las que pudimos asistir en el 1er Congreso de Ornitología de Navarra.
Procedo a indicarlas:
1. Hay que quitarse el sombrero ante los fundadores de la asociación ANAN, pioneros del naturalismo y las asociaciones de naturaleza tal y como las conocemos actualmente, y que en los años 70, cuando nadie valoraba el medio natural, los humedales, las aves... se empeñaron en su conservación y en difundir su valor. Y prácticamente sin medios!! Esto debería suponer una vuelta de tuerca en cómo entendemos la conservación y cómo deberíamos actuar para que nuestra labor surtiera el efecto esperado.
2. Denunciar la actitud de la Administración Navarra, que a bombo y platillo anunciaba "Navarra, tierra de Biodiversidad" como eslogan publicitario y que a la chita callando, la está dilapidando con actuaciones ligadas principalmente a la agricultura. Y es que nuestra Comunidad Foral alberga gran cantidad de hábitats a lo largo de su extensión, y ligados a esos hábitats, existe una fauna y flora especialmente variada que es la que nos otorga esa Biodiversidad. Ya que tenemos esa biodiversidad, preservémosla cuidando los distintos hábitats.
3. Denunciar las constantes negaciones (o ignoros) de informes científicos en los que se evidencia el declive de las poblaciones, asociado a los cambios de uso de suelo (transformación del secano en regadío), a las concentraciones parcelarias (eliminación de linderos, de manchas de vegetación arbustiva, de árboles solitarios, construcción de macropistas...), o incluso tal y como contó "Antxon" debido a la roturación de parcelas con objeto de acceder a las subvenciones de la PAC.
4. Denunciar las complicaciones implícitas en las estrategias de conservación de ciertas especies en peligro de extinción, debidas a que al ser traspasadas las competencias en conservación a las comunidades autónomas, estas no consiguen ponerse de acuerdo a la hora de establecer dichas estrategias (y no digamos ya cuando se ven afectados varios paises). Quizá debiera existir una estrategia a nivel nacional que velara por la conservación de las especies estableciendo estrategias únicas o al menos, supervisando una estrategia conjunta(ya que no se consigue conservar una especie (el quebranta, por ejemplo) creando un reservorio de individuos, sino facilitando la expansión y el establecimiento en otros territorios de dicha especie).
5. Constatar la vuelta del veneno a los campos de la Comunidad Foral, con envenenamientos de buitres, milanos, alimoches y quebrantahuesos, con la gravedad implícita de esos hechos.
6. Constatar la importancia de la conservación de los hábitats frente a la conservación de las especies, a pesar de que para la conservación de ciertas especies deben realizarse actuaciones específicas que faciliten su recuperación o establecimiento en determinados territorios
7. Constatar el declive de las poblaciones de Alondra de Dupont, de Alimoche y de Avutardas, mientras que la población de Avetoro en el Valle del Ebro mantiene una población estable.

Como he dicho al principio, estas conclusiones no dejan de ser unas conclusiones particulares que he extraído y que es posible que no todos estén de acuerdo.
No obstante, el congreso debería ser un punto de partida; una evaluación incial que nos permitiera conocer dónde estamos, y establecer unos objetivos de futuro, de manera que cuando llegue la segunda edición del congreso, podamos hablar de la mejora de todos los problemas expuestos.